(Saga de Queenstowm)

Durante toda mi vida cada acción que realizo está sujeta a una consecuencia, con ella vienen aparejadas, por un lado, aprendizaje, y por el otro, conocimiento (a veces mas, a veces menos).
Si me equivoco en algo trato de no arrepentirme y sacarle provecho… poder decir “bueno no me salió bien pero al menos aprendí algo para la próxima”. Este “mantra” que me impongo ante todas las experiencias llego a un punto de inflexión, donde me planteo muy seriamente si valió la pena o no venir a Queenstown.
En lo que a mi concierne mi experiencia aquí inicia desde que empece a hacer dedo en la ciudad de Christchurch, hasta que logre retornar a la misma.

Estos episodios (Saga de Queenstown) conforman por ahora (y espero por siempre) de los más duros de mi vida, respecto a lo personal claro está, hago hincapié en esto por que otras veces estuve “mal” pero no por mi si no por factores ajenos como lo pudieron ser la partida de un ser querido o bien el “adiós” a una mascota.

Teniendo presente este corto preámbulo, procedo a retomar el hilo de la historia…

Reunion post viaje

Tras haber dejado el auto de Robert, me mensajeo con Gonza para encontrarnos y juntarnos con el resto (Sofi, Santi y Chile).

Para alegría mía Sambi seguía en una pieza  XD (farol mas farol menos jaja)
En el Sambimovil venían Sofi y Gonza

Lio: Ea! Peolple!
Gonza: Que haces wevon!
Sofi: Como fue el viaje?
Lio: Una locura =) después les cuento… che me muero de hambre, no como desde las 11am (eran cerca de las 11pm)

Nos dirigimos a alimentar a la bestia que hay en mí y luego nos juntamos con Chile y Santi que se encontraban a medio entrar a un boliche, saludo va saludo viene y entramos al bar/boliche del hostel.

Into de night of Queenstown

Noche “simpática” mucha joda, repleto de australianos (dado que en esta época del año al igual que en Argentina, ellos se encontraban de vacaciones de invierno ellos venían hacia aquí… tiene una onda muy similar a Bariloche).

Anécdota corta

Santi tomo el rol de mi guía turístico, me llevo a la mayoría de los bares (entrada gratis obvio). En uno de estos, se me acerca un patova y me dice que me retire y sutilmente“” me va empujando hacia la puerta… no entendía nada yo!!! Le pregunte que onda:

Lio: Whats up bro? “Que pasa capo?”

Patova: @/**(

Lio: Nha sorry but I dont Understand nothing… “Perdona pero no te entiendo nada”

Santi viene a mi rescate…

Santi: Hey bro why? “Eh capo que haces?”

Patova: @/**(

Así estuvimos un rato hasta que le dije a Santi “ya fue vámonos”

Santi: Que gil que es este muñeco… vos entendiste porque te rajan no?

Lio: Nop… ni idea…

Santi: El muñeco este decía que el lugar se encontraba lleno y vos “no te movías”

Lio: Jaja nha casate esa!!! jaja osea a ver… me echaron por no hacer nada? Jaja este país es genial! La próxima que me avisen antes y empiezo a romper todo 😛

Santi: Jaja esto va para mis crónicas!!!

Seguimos visitando el resto de los bares. Cada tanto para que no me echen aparecía Santi y me decía “que haces quieto flaco… baila!!!”

Estipulo que la noche caduco alrededor de las 2 am (si la noche termina temprano).

Como el Chile había conseguido trabajo por acomodación en el hostel (osea que por ayudar en el hostel algo asi como 4 hs al día le daban alojamiento gratis) la Van de Santi y Chile disponía de un lugar más… por lo que con Santi fuimos a dormir en la mencionada Van.

Pesadilla en el paraíso

Mi idea de Queenstown  era llegar aquí el sábado (cosa que logre XD) y luego estar dos días más, el domingo hacer Bungi Jumping (salto Bungi) y el lunes hacer snowboard, para luego el martes poder empezar a hacer dedo para llegar a Christchurch descansar y al otro día (el miércoles) tener mi sparring (pelea en el gimnasio)… pero bueno…todo puede fallar…

Empezamos a buscar agencias donde poder pagar por hacer el salto Bungi… hete aquí que fue cuando descubrí que el Bungi te provoca 2 sustos…

Susto 1:

Lio: Them… how much it is for do the bungi jumping?

Recepcionista: 275 dolares

Lio: AAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHH

Susto 2:

El salto en si… pero bueno… después lo cuento más detalladamente 😛

Cuestión que hablamos con la recepcionista y el domingo estaba todo ocupado, recién podríamos el martes, pero mi deseo era huir ese día, por lo que acordamos ir en el horario más temprano (8 y 30 am el bus nos llevaría a través de un viaje de unos 30 minutos con lo cual entre viaje y ponerse el equipo y bla bla a las 10 estaríamos saltando).
No conforme con gastar 275 en el salto nos ofrecen hacer además del Bungi una “hamaca “ de 300 metros… y que si pagábamos 375 podríamos hacer hacerlo también además de 5 fotos y un video a elección (el video del Bungi o de la Hamaca). Y bueno si vamos a gastar gastamos bien…

Entonces el cronograma quedaba… lunes snowboard, martes Bungi… y hoy?
Santi (quien vino dispuesto a matar todo los ahorros que tenia) vio un cartel de unos karting en la montañita (carros pequeños que con ellos descendes la montania). Salía 45 dólares y descendías 5 veces la montaña (con 2 niveles distintos de dificultad) y como con Gonza nos resignamos a destruir nuestra economía dijimos “Seee por que no…”

Aclarando un poco el panorama quedamos así:

Sofi y Chile arian únicamente lo de los Kartings, Santi, Gonza y yo ariamos Bungi, Hamaca de 300 metros y Kartings (gastamos 420 de un saque! Dolor!!!)

Fuimos a la bendita montaña y no tengo mejor idea que proponer:

Lio: Hey! Nada de usar frenos, eso es de maraca!

Sofia: Como que no!?

Lio: Nha es como en los videos juegos… el freno no se usa nunca

Santi: Ma que freno, asi de una!

Si podría volver al pasado me hundiría la boca de un zurdazo…

Niaka! ah pero que bien sali! jaja

Empezó la carrera, largue último. Delante mío tenia a Sofi que se lo tomo como un paseo de vieja, en la primera de cambio la deje atrás, luego se avecinaban Santi y Chile… los paso en una curva ya que me encontraba “pisteando como un campeón!!!” (comentario solo para entendidos jaja) al no usar los frenos me la estaba por poner contra una de las curvas pero saque la pierna derecha y patie la pared (evitando asi chocar contra el muro). Prosigo sin usar frenos hasta que colisione contra la siguiente curva agarrándome los dedos de la mano derecha (en esta ocasión me pasan Chile y Santi). Gonza ya estaba en la delantera… y Sofi seguía a la velocidad de un changuito de super mercado maniobrado por una nona de 90 años XD

Esperando que la cabina blanca de la esquina nos lleve la cima para salir a pistear 😛

No contento con que me agarre la mano contra la pared, continue con mi técnica de no usar frenos…y doblaba como podía (en algunos momentos de las 4 ruedas del karting, solo 2 estaban en contacto con el piso, dado que con la velocidad se inclinaba demasiado de los costados).

Delante mío aparece serie de curvas en “S”…

Sin comentarios... un gil...

Lo que trate de hacer (como se nota que solo use autos en los videos juegos… física a marzo!!!) era ir derecho y doblar a 90 grados en la segunda curva a la derecha…
Obvio que no pude hacer eso y me encontraba casi por chocar contra la montaña… aquí fue que trate de reducir el impacto poniendo mi pierna izquierda al frente… acá fue donde me lastime… ni bien coloque la pierna contra la pared, esta giro con violencia hacia la derecha, casi sin reducir el impacto… me la di igual contra la pared…

Me
acomode como pude y finalice la carrera… para este entonces me encontraba con sangre de mis dedos en la mano derecha (no mucho pero el raspe hacia que por el frio duela mas) y rengo de la pierna izquierda (el flaco volvía de la guerra jaja)… ni mencionar que tanto dolor  para nada (demás está decir que no gane la carrera)

Fotaza!!! esta nos no la dejaron imprimir por que estaba prohibido sacar las manos del volante (o las extremidades de afuera del movil) asi que le tomamos uan foto a la pantalla jaja (traten de ubicar mi pierna derecha XD)

Ya había pagado por las 5 vueltas así que me lance 4 veces más (fue duro pero aprendí a usar el freno).

Como no toleraba ir lento solo atine a ubicar a Gonza y chocarlo de atrás  (y viceversa).

Foto desde la montaña donde usamos los Kartings

Una vez concluido el juego de los Kartings, mi cuerpo empezó a enfriarse y el dolor de la pierna no hizo más que empezar a manifestarse…

Los siguientes días fueron terribles para mí…